6 de enero de 2010

A sus majestades los Reyes Magos.


Por pedir, pediría el mundo. Pediría absolutamente todo. Pero sé que somos muchos. Que no podeis con todos. Que no podemos ser avariciosos. Y que no podeís traerme las estrellas.
Sólo pido un año distinto. Quizás pido demasiado, no lo sé. Pero en eso se basa mi felicidad. En que no se repitan esos momentos tan malos. Esos momentos de tanto dolor. Si no podeís traerme eso, dejarme los momentos buenos de felicidad y cambiarme sólo los malos. Pido un año cargado de ilusiones, sin pérdidas. Quiero seguir teniendo a mis niñas a mi lado. Y no quiero que nadie se marche. Quiero poder comer cada día. Y poder levantarme cada mañana sabiendo que tengo a la mejor familia del mundo. Pido a mis amigos, que no se muevan, que sigan ahí siempre. Como hasta ahora. Pido planes cada viernes, noches de locura, y salud. Porque sin eso no hay nada más. Lo pido a él, entero. Y a mis primos, que la unión vuelva como antes, que no estemos separados. Pido aprobar los examenes de la facultad. Pido otro verano de locura.
Creo que no pido tanto. Quizás este año no he sido tan buena como me gustaría. Pero lo he intentado. He intentado hacer feliz a los de mi alrededor. Y aunque a veces no lo he conseguido, o incluso he hecho daño, sigo teniendo fuerzas. Fuerzas para no rendirme, para seguir intentándolo este nuevo año. Pero mientras tanto, ¿Me concedereis lo pedido?. Ah, por cierto, un último favor.
Pido simplemente ser feliz.

¿Quieres preguntarme, decirme o comentarme algo?

Contacta conmigo en: iwenttolondonanditrained@gmail.com

Detrás de cada blog hay una gran personita ♥