27 de diciembre de 2010

Walt Whitman

No te abandonaré hasta que el sol te abandone, y, hasta que las aguas se nieguen a brillar para ti y las hojas a susurrarte, mis palabras no dejarán de brillar y susurrar para tí. 

1 comentario:

MG. dijo...

Me encanta la frase, y tu blog :)(L)

¿Quieres preguntarme, decirme o comentarme algo?

Contacta conmigo en: iwenttolondonanditrained@gmail.com

Detrás de cada blog hay una gran personita ♥