30 de noviembre de 2010

#1

Hoy conté hasta diez y desapareció ese dolor. Ese dolor que me lleva atormentando desde hace días. Miro fijamente el regalo de mi madre, un anillo de corazones. Exactamente tiene tres corazones, no sé si fue simple casualidad que sólo cupieran tres debido a que mi dedo es tan pequeño, o fueron tres corazones por mi madre, mi padre y mi hermano. Porque si te paras a pensar, podrían haber sido dos, más grande; o cuatro, más chicos. Son cosas en las cuales nadie repara, pero cuando te las preguntan caes en el detalle y ya no puedes parar de pensar en ello. Mi mente está tan sumamente organizada que en vez de contar ovejitas, siempre y digo siempre, cuando voy a la cama hago cuadraditos perfectos con la mente. Algunas veces incluso con el dedo índice de la mano derecha hago como círculos perfecto. ¿Puede que me esté volviendo loca?.

¿Quieres preguntarme, decirme o comentarme algo?

Contacta conmigo en: iwenttolondonanditrained@gmail.com

Detrás de cada blog hay una gran personita ♥