5 de noviembre de 2009


Y mirar a esos ojos como a un pozo sin fondo, que transmiten todo y nada. Y sonreirle. La mejor de tus sonrisas, sin duda, porque ha sido él quien la ha hecho florecer. Y coger su mano. Y acariciarla. Y acariciar su mejilla, con tus dedos, con tus labios...
Y después, en tu casa, tumbarte en la cama y mirar al techo vacío. En realidad siempre ha estado en blanco, como casi todos los techos. Pero hoy lo ves aún más, porque en esa superficie no hay nada parecido a su sonrisa. Y te sientes incompleta.
Y entonces, acto seguido, te preocupas.
Mierda. No. No puede ser. Tú no eres de esas. Nunca habías pensado en ello. Nunca habías pensado en enamorarte.

¿Quieres preguntarme, decirme o comentarme algo?

Contacta conmigo en: iwenttolondonanditrained@gmail.com

Detrás de cada blog hay una gran personita ♥